jueves, 8 de mayo de 2014

TITANES


















Con solo 18 años Madeleine Astor vería por última vez con vida a su marido, el millonario John Jacob Astor, la noche del 14 de abril de 1912. Solo hacía unos meses que se habían casado, y tras una larga luna de miel por Europa y Egipto durante la cual se había quedado embarazada, habían decidido volver a Estados Unidos. Pero para su viaje de regreso tuvieron la mala fortuna de elegir el Titanic, el lujoso barco que inevitablemente atraía a la alta sociedad de la que habían huido (para John era su segundo matrimonio y estaba mal visto), pero decidieron cogerlo porque el transatlántico era una manera rápida de volver a a casa.
Para evitar chismorreos, durante la travesía, Madeleine solía comer sola en el camarote.
Pero cuentan las malas lenguas, que en esta historia hubo otra tercera persona, Emilio Portaluppi, un artista italiano de fama que había trabajado en New York. Los Astor le rogaron que se uniera a ellos en el Titanic para trabajar en Estados Unidos. Se rumoreaba que estaba enamorado de la señora Astor.  Y así, su estancia en el barco discurrió en segunda clase e incluso le invitaron a unirse a los pasajeros de primera clase para la cena en la noche en la que el Titanic se hundió. 
Dicha noche John Jacob se subió al bote salvavidas con su esposa porque, en principio, no había más mujeres alrededor. pero cuando ya estaba equipado, llegó un grupo inesperado y el millonario salió del barco. "Las mujeres primero" dijo y Madeleine intentó seguirle pero él no la dejó. Madeleine sobrevivió. Mientras Emilio contó que se lanzó al mar y nadó a un gran hielo flotante, manteniéndose a flote hasta que fue recogido por uno de los botes salvavidas.
¿Os recuerdo algo esta historia?... 



¿OS GUSTARÍA PERSONALIZAR ESTE COLGANTE CON TU HISTORIA? PREGÚNTANOS.


No hay comentarios: