viernes, 15 de marzo de 2013

LA LUNA CATALINA







AGOTADO




COLGANTE LUNA CATALINA




Luna es el nombre que pusimos al satélite que gira alrededor de nuestro planeta, y viene del latín luna o lucina  y ésta deriva del verbo luceo, lucere que significa iluminar o brillar.

Desde los orígenes de la humanidad han existido inquietudes por el culto y estudio de la luna. Desde pueblos como los de la Polinesia y tribus como los del Amazonas o de África que creían que era un ser vivo hasta culturas antiguas que lo consideraban una deidad (culpándola o adorándola por su influencia sobre el ser humano, la propia tierra o las criaturas que habitaban en ella).
Sus ciclos duran 28 días, igual que el periodo menstrual de las mujeres, lo que hizo que esta tuviese una gran adoración en los cultos a la fertilidad en la antigüedad. Así vemos que, por un lado, la luna tiene un carácter femenino pero, por otro también tenía un carácter esotérico. La luna tiene un componente oscuro o contrario al sol que produce efectos en animales (de aquí surge la leyenda del hombre lobo) y personas (brujas, aquelarres, invocaciones...). 

Todo esto lo vemos reflejado en la cultura greco-romana: en el carácter femenino tenemos a Selene, Artemisa y Diana y en el carácter esotérico tenemos a Hécate.
En la mitología griega era Selena (viene de selas que significa luz) que, después de que su hermano Helios (sol) terminase su viaje, comenzaba el suyo.  La diosa Luna (hermana del Sol) era personificada por una mujer joven y hermosa, de pálido rostro, coronada con una medialuna resplandeciente, y que conducía el carro de la plata a través del cielo nocturno, apareciendo siempre detrás del sol como si lo siguiera... Selena fue sustituida por Artemisa. Y al igual que Artemisa, en la mitología romana encontramos su equivalente. Diana era una diosa virgen y protectora de la caza, que paso posteriormente a ser una diosa de la luna y la castidad. Era severa, cruel y vengativa
Hécate tiene su origen en Asia y su culto se generalizó en Egipto (en egipcio heka significa mágia) y los griegos la acogieron como su diosa lunar. Estos la asociaban con las fases lunares que gobernaban el cielo, el mundo y el inframundo (brujería y oscuridad). Ella, además de asistir en los partos (símbolo de fertilidad), vagaba en noches de luna nueva con un jauría de perros para asustar en la oscuridad de la noche a los humanos. 
De Hécate se formó kat que significa luz, y de esta surgió Ekaterina que es el origen griego de Catalina. ¿Y quién no recuerda la canción popular Lorenzo y Catalina?
El sol se llama Lorenzo y la luna Catalina,
Catalina anda de noche y Lorenzo de día...


Pero el primero que puso un punto de racionalidad fue el filosófo griego Anaxágora que anunció que la luz que emitía la luna era el reflejo del sol. Y comenzamos a saber que influye en las mareas pues las subidas y bajadas se deben a la atracción del sol y la luna. Es el primer satelite al cual el hombre llegó y en el que se descubrió agua.
Pero aún con tantas evidencias que tenemos de su observación y exploraciones, siempre generará un halo de misterio. 


4 comentarios:

Dezazu dijo...

Que belleza de colgante!!besos

Pilar dijo...

Una de mis canciones preferidas...que bonita, al igual que tu nuevo colgante.
El mundo de la mitología, siempre me ha fascinado. Gracias por la entrada.

Erase una vez dijo...

Gracias a vosotr@s por seguir leyendo...

luzdeluna dijo...

Hermosa historia. Mi hija linda se llama Luna Catalina... y hasta ahora me entero de esta historia. Graciassss.