jueves, 18 de octubre de 2012

ABANICOS



PENDIENTES ABANICO

















El abanico inició su andadura como artículo de lujo dado su exotismo y la riqueza de los materiales que inicialmente se empleaban en su realización. Esto hacía que su uso se restringiera a la aristocracia y la alta sociedad, los únicos que podían permitirse el lujo de comprarlos. Pero poco a poco, el abanico fue haciéndose popular, tenemos que tener en cuenta que el clima de España favorece su uso.

Pero su extensión llevó a usarlo como vía de comunicación. Aunque parezca mentira, hubo una época en la que nuestros bisabuelos enamorados no tenían tan fácil verse o simplemente escribirse cartas románticas como novios. El ingenioso sistema que se inventó para poder enviarse mensajes sin levantar las sospechas de los padres o vigilantes fue utilizar el abanico como instrumento de comunicación. Era un complemento que todas las mujeres de la época llevaban. Según la posición o los movimientos del abanico, la mujer podía relacionarse con su enamorado, darle instrucciones o información y declararle sus emociones.

Así si querían decirle que:
--le amaban intensamente, lo abanicaban rápidamente.
--si estaban casadas, lo abanicaban lentamente.
--si decían SI cerraban despacio y si decían NO lo cerraban rápido.
--si estaban comprometidas, lo abrían y cerraban rápidamente.
--si querían hablar con el chico, contaban las varillas del abanico o pasaban los dedos por ellas.
--si no les gustaba, se cubrían con él del sol.
--si querían acabar con la relación, se lo daban a su madre.
--si querían verlos, cerraban el abanico tocándose los ojos.
-- si querían decir TE QUIERO, se cubrían los ojos con el abanico abierto...
Etc, etc,,, solo os pongo unos ejemplos pero había más.
En este tiempo las cosas han cambiado con relación al noviazgo pero lo que no cambian es la necesidad de compartir un código secreto para comunicarse cuando es necesario, ¿vosotros tenéis alguno?

No hay comentarios: